Domingo 27 de septiembre de 2020 – IgnisDIARY

En el momento en que elegí vivir a distancia de la confusión de la ciudad, estaba convencido de que las desventajas eran ampliamente superadas por las ventajas. De hecho, así es, si no fuera porque incluso en las colinas, hay esas entidades biológicas terrestres llamadas vecinas.

El domingo es mi día libre y, por supuesto, me despiertan los centros de llamadas fingiendo como siempre ser otra cosa. Con una hábil maniobra los convenzo de que llamen más tarde, pongo el número de teléfono en la lista negra, consigo la portada y trato de volver a dormirme.

Casi me cegó un rayo de sol que cruza abrumadoramente el vidrio de la ventana. En este punto me levanto, cierro las cortinas, acaricio al perro, acaricio al gato y vuelvo a ponerme bajo las mantas. Tengo tiempo para suspirar cuando escucho un molesto y continuo rugido que hace temblar la casa.

Es el vecino, un jubilado inútil que cada domingo a las ocho de la mañana rompe los tímpanos de todo el barrio con la cortadora de césped. Hoy llega una hora tarde, me estaba preocupando. Como si fuera un pato, me tapo los oídos todo lo que puedo e intento dormir, el perro empieza a ladrar, ha oído algo afuera.

Es una familia de lirones que viven en el árbol del vecino que corre en todas direcciones porque es molestado por el motor de la cortadora de césped. Me pregunto por qué empieza a cortar el césped los domingos cuando los otros días no tiene nada más que hacer. Los otros días nos levantamos temprano para ir a trabajar, no nos molestaría en absoluto.

Entre una cosa y otra es la hora de la comida, y después de tomar unos refrescos empezamos a prepararnos para ir a misa. En un par de días será la fiesta del santo patrón de la iglesia y eso sólo significa una cosa. Aún más humanidad dentro de una estructura microscópica y lo que es peor, el coro.

Aunque hay que respetarlos, porque en todo caso es el compromiso lo que cuenta, nunca ha habido un coro más desafinado. Incluso los lentes de sus gafas temblaban y parecía como si no cantaran todos la misma canción.  Es de agradecer que lo intentaran, porque creo que también conocían sus límites.

También porque este año no habrá ningún tipo de procesión u otra actividad que requiera el más mínimo montaje. Además, como no será posible bendecir las casas este año, el sacerdote nos dará algunas ampollas de agua bendita para que podamos bendecirlas nosotros mismos. Hacemos lo que podemos.

Después de la misa vamos a dar un paseo por la ciudad y después de un par de horas de vuelta a casa. Todavía no puedo salir mucho por mi dolor de espalda. Así que, para no forzarlo demasiado, decidimos desmantelar la tubería bajo el lavabo del baño porque estaba obstruida.

¿Cómo resultó? Decidimos llamar a un plomero que sea mejor. De todos modos, el fregadero funciona, creo que algunas partes han seguido su curso porque aunque está perfectamente sellado (en mi opinión) sigue perdiendo algunas gotas. Es el precio que se paga comprando cosas baratas. Pero ahora que lo pienso, no es uno de esos lavabos que puedes comprar en los centros comerciales especiales.

Y luego se preguntan cómo es que realidades como esa terminaron reinando sobre otras.

Después de la cena voy a jugar a mi juego de ordenador y luego me voy a la cama, mañana será de nuevo lunes y no me gusta nada el lunes. Un abrazo a todos si puedo, hasta mañana si Dios quiere.


Deja un comentario