Miércoles 30 de septiembre de 2020 – IgnisDIARY

Y septiembre se ha ido, eso no sólo significa que tenemos que pagar el alquiler y los servicios públicos, también significa que estamos mirando más y más a este invierno. Dicen que habrá otro encierro pero no creo que sea plausible, espero que no de todos modos porque sería muy difícil de reabrir. Me levanto de la cama cada vez más cansado, tal vez porque duermo unas tres o cuatro horas por noche.

Creo que es mi culpa porque debería dormirme antes, pero hay tantas cosas que hacer cuando vuelves del trabajo que parece malo saltar a la cama. Por el momento también estoy resistiendo el dolor de espalda que no desaparece, ha pasado otro mes y no puedo superarlo. Me pregunto si alguna vez lo superaré, dudo que sea algo temporal después de cuatro meses.

Hay poco que decir, la vida se consume en el trabajo y en la solución de los problemas diarios. Ahora que he restaurado el horario normal, trabajaré unas sesenta y seis horas a la semana seis días a la semana, tengo que aprovechar cada mínimo momento, no puedo rendirme. Me afecta especialmente la gente que se queja del llamado trabajo inteligente. Estaría feliz de tomar una hora de siesta de vez en cuando en mi cama en casa.

No recuerdo nada más que añadir. Mi cerebro está bastante apagado.


Deja un comentario