¿Se puede morir por amor?

Aunque parezca imposible, morir de estrés severo durante un largo periodo de tiempo es posible. Las penas de amor entran ciertamente con pleno derecho en esta definición. Por supuesto, no estamos hablando de decisiones conscientes que deberían evitarse de todas formas, sino de patologías y reacciones reales que nuestro cuerpo podría tener en esa situación.

El aspecto natural del individuo

Antes de nada, hay que tener en cuenta qué es lo que provoca el estrés en la esfera emocional y amorosa. Creo que este es un aspecto muy importante y que debería estar por encima de todo lo demás. Tenemos que entender que todas las criaturas del mundo han evolucionado con ciertas características.

Los perros no tienen problemas para tener varias parejas, los lobos y los halcones tienen una sola pareja para toda la vida, los leones machos incluso tienen un harén o nada.


Si se mira desde este punto de vista, no es nada extraño considerar el hecho de que puedan surgir conflictos y situaciones de estrés. Este estatus se ve ciertamente favorecido por una capacidad de pensamiento más articulada que, desde un punto de vista macroscópico, genera convenciones sociales y, desde un punto de vista microscópico, puede provocar conflictos.

¿No sufre una jirafa cuando es golpeada durante la época de celo? El problema se agrava porque el ser humano suele tener una memoria mucho más sofisticada que otros animales y una capacidad de abstracción muy avanzada.

Aunque no es cierto en todos los casos, el ser humano es capaz de guardar rencor y rumiar mucho más que otras especies que pueblan la tierra, por lo que a menudo acaba atormentándose más de lo necesario. Cuanto más se fije una persona en los detalles, más será capaz de elaborarlos formulando hipótesis, más capacidad de memoria y razonamiento tendrá y más sufrirá.

Esta característica ha sido explicada por filósofos y poetas de todos los tiempos de una manera más verbosa, pero a veces también de una manera más sintética. La frase «el que es inteligente sufre más» es un claro ejemplo. Además, también hay estudios sobre el tema que afirman que sí existe una correlación entre la inteligencia y la ansiedad.

La Universidad de Lakehead acogió una investigación realizada por el psicólogo de Ontario Alexander Penney, que llegó a la conclusión de que la ansiedad y la inteligencia (verbal) van de la mano. En otras palabras: las personas que son más capaces de articular pensamientos y expresiones tienen una mayor tendencia a preocuparse, a rumiar acontecimientos pasados o a pensar obsesivamente en los futuros.

También hay que decir que este no es el único estudio sobre el tema, pero me gustaría no alargar demasiado este párrafo. Basta con decir que una de cada siete personas sufre de ansiedad, por lo que podemos decir que en el mundo no somos todos tan malos con la inteligencia.

El aspecto social y educativo

Los seres humanos necesitan relaciones. A todo el mundo le gustaría ser libre para hacer lo que quiera, que los demás se queden callados y silenciosos y, aunque esto ocurra, nos gustaría que no sufrieran porque nos molesta la conciencia.

La complejidad del alma humana también ha influido en la aparición de ciertas convenciones sociales que sirven para poner orden donde el caos es total. No somos tan libres como una cebra corriendo por la sabana precisamente porque hemos decidido establecer un orden que nos ayude a vivir en paz y seguridad.

No todas las culturas sienten lo mismo sobre el amor. Hay culturas estrictamente monógamas, otras polígamas que favorecen a un determinado género y otras que son completamente polígamas. Piensa en la diferencia entre la cultura de los esquimales que ofrecen sus esposas al anfitrión y otras culturas más ligadas a las religiones que son decididamente más inhibidas.

La elección de la pareja en los albores de la sociedad se gestionaba muy a menudo mediante un proceso codificado y preciso que normalmente no se podía evitar. Con el paso de los años estos hábitos han cambiado y la civilización nos ha hecho apreciar libertades que eran impensables un par de generaciones antes de la nuestra.

La convención del matrimonio es la expresión más clásica de una sociedad que intenta poner orden en el caos. No olvidemos que las religiones son el primer intento de poner orden en un pueblo que necesitaba ser gobernado y es interesante observar que esta costumbre ha persistido incluso en los estados que se declaran laicos. En mi país, por ejemplo, puedes casarte por la iglesia o en una comuna y tienes las mismas obligaciones.


La humanidad en general nunca ha encontrado la paz en los vínculos amorosos porque tiene la tendencia a crear superestructuras que limitan su despliegue natural. Piensa en cuántas personas en algunas naciones siguen viviendo con su cónyuge impuesto aunque no lo amen o amen a otra persona. Piensa en cuántas personas, en cambio, se han casado varias veces o no se han casado.

Esto sucede porque normalmente el ser humano tiene la tendencia a ser egocéntrico y egoísta. Sólo lo que sentimos es importante y a menudo nos encontramos haciendo lo que no es porque es lo que se espera de nosotros. El mundo sería muy diferente si tratáramos a los demás como nos gustaría que nos trataran en su situación.

Hay una mala educación general en el concepto de libertad que a menudo se confunde con el concepto de libertinaje. La libertad es un valor importante, pero se ve sólo como un derecho y no como un deber. La libertad debe ejercerse siempre de forma consciente, compasiva y responsable.

Pero como los seres humanos no se preocupan por los demás en general esto nunca sucede. ¿Le parece exagerado y absurdo? Intenta preguntarte por qué sufres más por la pérdida de un ser querido que por la de alguien que no conoces. ¿No deberían afectar a su sensibilidad de la misma manera? Piénsalo y cuando el hámster se haya detenido déjame un comentario.

Parece pues especialmente claro cómo este tipo de convenciones relacionadas con la naturaleza humana y también con el aspecto sentimental, pueden ser fuentes de estrés prolongadas en el tiempo y aquí interviene nuestra psicología.

El aspecto psicológico

Aunque parezca algo inaudito, los problemas del alma humana siempre han sido subestimados o tergiversados en el pasado. Sólo la era moderna ha visto surgir ciencias y científicos que se esfuerzan por comprender los misterios de la mente y cómo puede interactuar con nuestro organismo de forma tanto negativa como positiva.

Los aspectos psicológicos, neurológicos y psiquiátricos no deben descuidarse en modo alguno porque son parte integrante del organismo humano y se ha demostrado que en determinadas situaciones el cerebro interviene de forma decisiva e insustituible tanto en el equilibrio psicofísico como en el curso de una determinada enfermedad.

La mente y el cuerpo están definitivamente vinculados y no deben considerarse como dos entidades separadas porque, de hecho, forman parte del mismo organismo vivo.

Qué ocurre y por qué

Nuestro cuerpo ha evolucionado durante miles de años para asegurarse de que sobrevivamos el mayor tiempo posible. Cuando estamos estresados por algo, activamos algunos mecanismos involuntarios que están diseñados para protegernos. Estos mecanismos son gestionados por el sistema autónomo e implican a un gran número de órganos, manifestando finalmente una reacción de escape o un ataque.

La atención a los detalles aumenta para que el sujeto pueda detectar posibles amenazas. La memoria emocional aumenta para evitar situaciones de peligro similares en el futuro. El sistema cardiovascular cambia sustancialmente. El ritmo cardíaco aumenta, los vasos se estrechan, la sangre se vuelve más espesa y la presión arterial se eleva.

Se supone que esto ocurre para que las extremidades estén listas para actuar eficazmente en el menor tiempo posible y para limitar la hemorragia si se sufre una lesión física. Se inhibe cualquier otra actividad que no se considere vital durante ese breve periodo de tiempo: el sistema inmunitario, la capacidad de asimilar elementos durante la digestión, el sistema reproductor y el sistema endocrino que regula la cantidad de glucosa en la sangre.

El destino opuesto está reservado para los músculos que están siempre tensos y doloridos, se tiende a sudar más, el sistema respiratorio se sobrecarga debido a la mayor necesidad de oxígeno (hiperventilación y crítica en sujetos asmáticos), el cuerpo se sobrecalienta y el alto nivel de cortisol a largo plazo puede conducir a trastornos de la memoria.

Esto es sólo una pequeña parte de los cambios que pueden producirse en nuestro organismo en caso de estrés y los efectos de esta condición a medio y largo plazo son la ansiedad, los trastornos del sueño, la depresión y otros trastornos psicosomáticos que vamos a describir. Todos ellos son interdependientes entre sí e incluso uno de ellos puede provocar los demás.

Trastornos psicosomáticos

Dado que la mente está conectada con el resto del cuerpo «casi siempre», los problemas relacionados con una acumulación continua de estrés afectan sin duda no sólo a la calidad de vida del individuo, sino también a la cantidad. Un estudio australiano publicado en Molecular Psychiatry afirma que el riesgo de que los pacientes con trastornos del estado de ánimo desarrollen enfermedades aumenta hasta un 32%.

Por no hablar del hecho de que un buen curso está indudablemente ligado también al estado de ánimo del paciente. Esto se sabe desde hace mucho tiempo.  Las enfermedades más comunes son el asma, los trastornos urinarios, las enfermedades cardiovasculares, la hipercolesterolemia, la esofagitis y la gastroenteritis.

Ansiedad

La ansiedad es un estado muy común que tiene sus raíces en un mecanismo completamente natural. Sin embargo, cuando se convierte en la norma y no en la excepción, puede debilitar enormemente la salud psicofísica del individuo. Vivir constantemente con ansiedad significa tener una calidad de vida muy pobre y también trastornos estomacales psicosomáticos, migrañas, ataques de pánico y fatiga crónica. No es una situación que deba subestimarse y debe abordarse con la ayuda de un profesional lo antes posible.

Trastornos del sueño

Dormir bien es vital para todos. El cuerpo necesita un cierto número de horas y una cierta calidad de sueño para regenerarse correctamente. Quienes sufren de insomnio se sienten cansados, fatigados y estresados. El nivel de toxinas en el cuerpo aumenta, así como las dificultades de concentración, los problemas metabólicos y la eficacia del sistema inmunitario. Lo más preocupante es, por supuesto, el aumento significativo de la criticidad cardiovascular.

Se hace mucho más difícil pensar con claridad, hay alteraciones en la memoria, el estado de ánimo se vuelve malo con tendencia a la depresión e irritabilidad, hay un retraso en el aprendizaje y en los reflejos. Estos últimos tienen una importancia fundamental para el correcto desempeño de las actividades diarias y puede llegar a ser extremadamente peligroso conducir o trabajar con máquinas que requieren cierto grado de atención.

Además, no dormir lo suficiente podría comprometer el funcionamiento de los ojos, la oxigenación de las células y se ha demostrado que un cuerpo sin descanso tiende a acumular grasa con mucha más facilidad.

Depresión

Por desgracia, se trata de un trastorno muy común. Por diversas razones, las personas pueden caer en la depresión y entrar en un círculo vicioso que hace la vida extremadamente difícil para la persona desafortunada. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se suicidan unas 800.000 personas. Has leído bien, ochocientas mil personas.

Hay diferentes tipos de depresión pero en este artículo nos interesan los aspectos psicosomáticos que son: palpitaciones, mareos, dolores de cabeza, sudoración excesiva, calambres, pesadez en las extremidades, dolor de espalda, dolor muscular, síntomas gastrointestinales, pérdida de energía, fatiga y, por supuesto, insomnio.

Desde el punto de vista psicológico, si pensamos en redimensionar el ámbito al tema de este artículo, esto sucede porque el sujeto está predispuesto por diversas razones o por una pérdida de una persona que quería mucho. Normalmente el proceso depresivo en estos casos se produce incluso antes de la pérdida porque el sujeto deprimido tiende a presionar al objeto de su amor que tiende a escapar.

Todos somos seres humanos y al final no es raro encontrar a alguien a quien no le importan los sentimientos de los demás sino que se interesa única y exclusivamente por los suyos. Al final, la gente quiere divertirse y, por lo tanto, una persona deprimida, independientemente del motivo que haya provocado la depresión, tenderá a aislarse. Es como un perro que se muerde la cola.

Si sólo tiene la sospecha de que está deprimido, busque atención médica. Sólo un profesional podrá ayudarte a superar tus problemas y a recordar que tu vida vale más que la persona egoísta y egocéntrica que has idealizado. Intenta hacer el bien a los demás, el voluntariado y en todo caso sigue las prescripciones del médico, en las dosis que el médico te diga y con los tiempos que el médico te diga.

El abuso de ansiolíticos y antidepresivos es algo muy peligroso y, como todos los abusos, tarde o temprano siempre conlleva consecuencias desagradables. Según un estudio, el uso de antidepresivos ha aumentado drásticamente y ha seguido una tendencia exponencial. En parte, esto se ha atribuido a la crisis económica y a la pandemia, pero hay quienes especulan con que se tiende a prescribir estos fármacos con demasiada facilidad para evitar repercusiones en caso de posibles gestos inconscientes del paciente.

Casualmente, con el paso del tiempo también han aumentado las separaciones, han disminuido los nacimientos en los países más ricos y los matrimonios o relaciones estables. Algunos lo atribuyen a la crisis económica y a la pandemia, pero también hay quienes plantean la hipótesis de que la causa podrían ser estas drogas, ya que el cambio en la percepción de los sentimientos modifica inevitablemente lo que percibimos como amor.

Patologías cardiovasculares

Desde la antigüedad, todos los estados de sufrimiento emocional han estado siempre vinculados al corazón. No es casualidad que cuando una persona tiene un malestar emocional nos refiramos a este estado como un problema del corazón. Por supuesto, con la llegada de la ciencia, quedó claro que es un poco más complicado que eso porque en nuestro organismo, a diario, podemos observar todo tipo de reacciones químicas y físicas sorprendentes que nos mantienen vivos.

Así, se ha aprendido que todo en nuestro cuerpo está conectado y que las interacciones casi nunca se limitan a un área específica. Cuando este equilibrio se rompe por alguna razón, sufrimos y es necesario hacer todas las correcciones necesarias (en la medida de lo posible) para que esta extraordinaria máquina funcione de la mejor manera y durante el mayor tiempo posible.

La miocardiopatía por estrés, también conocida como síndrome de Takotsubo o, más sencillamente, síndrome del corazón roto, existe y es algo real. Aunque la mayoría de las personas pueden creer que un tiempo suficiente es suficiente para olvidar cualquier tipo de disnea o estrés, aparentemente no es así.

La palabra Takotsubo recuerda a una cesta utilizada por algunos pescadores japoneses para capturar pulpos, ya que uno de los dos ventrículos adopta una forma que recuerda sus características. Se trata de una miocardiopatía no isquémica, lo que significa que el suministro de sangre no está obstruido en el miocardio. Esta condición también puede agravarse o ser causada en algunos casos por el uso de medicamentos que aumentan los niveles plasmáticos de adrenalina y noradrenalina.

Este síndrome sólo se da en el 2% de la población y en su gran mayoría parece afectar a las mujeres. Esta situación temporal se produce cuando hay un pico de adrenalina y noradrenalina que interfiere con la función del ventrículo izquierdo. Al mismo tiempo, se observa una vasoconstricción de las arterias coronarias que altera el flujo sanguíneo. Puede ocurrir debido a cualquier tipo de estrés, tanto físico como mental, y no es fácil de diagnosticar.

El diagnóstico de este síndrome puede ser especialmente difícil y requiere investigaciones médicas muy exhaustivas. Al tratarse de una situación temporal que, sin embargo, tiene picos, es difícil identificarla y, al igual que el resto de condiciones médicas que afectan al corazón, no debe tenerse en cuenta. Las arterias coronarias son normales y el paciente se queja de disnea repentina y dolores en el pecho. El cuadro clínico sería más grave, naturalmente, en pacientes con asma, otras miocardiopatías, otras enfermedades, personas frágiles y de edad avanzada y personas cuyo organismo ha sido estresado por un agente patógeno.

Actualmente no se conoce ninguna cura para este síndrome, pero a menudo se administran los mismos fármacos que para la isquemia y el infarto. También se aconseja al paciente que evite cualquier posible fuente de estrés y hay estudiosos que insisten en señalar que no es un tipo de patología que deba considerarse con un curso necesariamente benigno. De hecho, la tasa de mortalidad en su forma aguda y si no se diagnostica a tiempo, es similar a la del infarto de miocardio y puede presentar cronicidad según un estudio publicado en el «New England Journal of Medicine – NEJM».

En el estudio internacional participaron investigadores y profesores de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, el Departamento de Ciencias Cardiovasculares del Policlínico Universitario Agostino Gemelli de Roma, la Clínica Mayo de Rochester, la Universidad de Zúrich y la Universidad de Oxford.

Asma bronquial

Es una molestia inmunológica no infecciosa que básicamente provoca broncoespasmos y a veces secreciones que realmente impiden la asimilación normal del oxígeno por el organismo. Todos los estudios que he leído y que también puedes encontrar en google, así como mi experiencia personal confirman que sin duda el aspecto psicológico es un elemento determinante e importante.

Así que evita agitar a un asmático por el mero placer de saber que está boqueando como un pez fuera del agua.

Todo el mundo sabe que un ataque de ansiedad u otros problemas psicológicos aumentan la incidencia de los síntomas y, por tanto, el peligro de la enfermedad. La respiración y la oxigenación están muy ligadas al sistema cardiovascular porque la falta de oxígeno puede crear arritmias, taquicardias, aparición de infartos, agravamiento de enfermedades del corazón y como hemos visto antes incluso un ventrículo que a veces adquiere forma de cesta de pulpo.

La respiración y la circulación son dos cosas importantes, críticas y vitales para la vida de una persona, no te metas con estas cosas. Quienes tienen problemas de este tipo es mejor que se alejen de cualquier fuente de estrés y se cuiden siguiendo al pie de la letra todos los consejos de los médicos que les atienden.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay entre 100 y 150 millones de personas en el mundo que padecen asma. Y cada año mueren alrededor de 180.000 personas a causa del asma. Además, el riesgo aumenta considerablemente en el caso de las cardiopatías más o menos psicosomáticas y la obesidad. Y resulta que, desde el punto de vista estadístico, por su apariencia e inseguridad, son precisamente los obesos los más propensos a sufrir.

Muchas otras patologías y criticidades

Como se ha mencionado anteriormente, el estrés perturba el cuerpo de una manera muy real y factual. Hay innumerables enfermedades que pueden estar relacionadas con la aparición de un estrés prolongado, así como todas las cuestiones críticas que surgen son obvias. La aparición de uno solo de estos problemas es suficiente para alterar el delicado equilibrio del organismo, muchas veces para siempre.

Recuerda que somos un organismo vivo y que todos los elementos que lo componen tienen un nombre diferente pero están íntimamente relacionados entre sí. Un millar de estos artículos no sería suficiente para resumir todos los estudios que se han hecho sobre este tema.

Una pequeña reflexión mía

En el improbable caso de que este monólogo haya sido indexado por Google, que lo hayas encontrado o que te lo hayan enviado, puede ser que sufras por amor o que estés haciendo sufrir a alguien por amor.

Si haces sufrir a alguien por amor:

Aprende a tratar a los demás como te gustaría que te trataran a ti y aprende que el mundo es algo más que tú y tu realidad.

Si, por el contrario, te duele el amor:

Aprende a tratar a los demás como te gustaría que te trataran a ti y aprende que no existes solo en el mundo y en tu realidad.

Sé siempre sincero cuando quieras comunicar algo y trata a los demás con amabilidad.

La vida es amor, alegría, respeto y justicia para todos. Cuando entiendas el verdadero significado de esto, quizás encuentres a la persona adecuada y seas feliz. Nunca pierdas la esperanza y las ganas de amar a los demás porque amar es lo más bonito del mundo.

Descargo de responsabilidad

Esto es sólo un artículo del blog y en ningún caso debe considerarse como un artículo con valor científico y médico. Por seriedad, creemos que, dado que quien escribe no es un profesional de la salud, todos aquellos que quieran aprender más sobre el tema por necesidad o curiosidad, deben remitirse única y exclusivamente a médicos especializados.

Fuentes

– Bill V, El-Battrawy I, Schramm K, et al. La enfermedad arterial coronaria coincidente perjudica el resultado en pacientes con miocardiopatía de takotsubo. QJM. 2017 Ago 1;110:483-488
– De Luca P, De Luca A, Sollazzo V, Manfrini A, Lancialonga T, Errico M, Ieva R, Vendemiale G. Takotsubo cardiomyopathy: management domains and operating protocols in emergency medicine and cardiology. Ita J Em Med. 2016 Oct 28; 3
– Lyon AR, Bossone E, Schneider B, Sechtem U, Citro R, Underwood SR, Sheppard MN, Figtree GA, Parodi G, Akashi YJ, Ruschitzka F, Filippatos G, Mebazaa A, Omerovic E. Estado actual de los conocimientos sobre el síndrome de Takotsubo: declaración de posición del grupo de trabajo sobre el síndrome de Takotsubo de la Asociación de Insuficiencia Cardíaca de la Sociedad Europea de Cardiología. Eur J Heart Fail. 2016 Jan;18(1):8-27. doi: 10.1002/ejhf.424
– Napp LC, Cammann VL, Jaguszewski M, et al. Coexistencia y resultado de la enfermedad arterial coronaria en el síndrome de Takotsubo. Eur Heart J. 2020 Sep 7;41(34):3255-3268
– Parodi G, Citro R, Bellandi B, et al. Tako-tsubo Italian Network (TIN). Miocardiopatía de Tako-tsubo y enfermedad arterial coronaria: una posible asociación. Coron Artery Dis. 2013;24:527-33


Es posible dejar un comentario como usuario registrado del sitio, accediendo a través de las redes sociales, la cuenta de wordpress o como usuarios anónimos. Si desea dejar un comentario como usuario anónimo, se le notificará por correo electrónico una posible respuesta sólo si introduce su dirección de correo electrónico (opcional). La inclusión de cualquier dato en los campos de comentario es totalmente opcional. Quien decida introducir algún dato acepta el tratamiento de los mismos para las finalidades inherentes al servicio o la respuesta a los comentarios y comunicaciones estrictamente necesarias.


Deja un comentario