Gato del Himalaya

La raza del gato del Himalaya fue creada por el hombre, de hecho, es un cruce entre el gato persa, del que ha tomado las características físicas, y el gato siamés, del que ha tomado la fisonomía que lo caracteriza. No es nativa del Himalaya como su nombre tiende a sugerir, sino que sus orígenes son suecos y provienen del genetista sueco Sr. Tjbbes.    Su nombre, Gato del Himalaya viene de la similitud del color de su pelaje con el del conejo del Himalaya.

Su historia es única; el genetista sueco Tjbbes comenzó a cruzar gatos siameses con gatos de pelo largo, trabajando en el gen de punto de color que identificó. Pero la raza actual nació alrededor de los años 50 cuando la americana Marguerita Goforth logró producir el tan esperado colorpoint persa.

Para algunos es una raza real, para otros es una subraza del Persa con la excepción de los ojos azules y la coloración de los puntos de color, pero sigue siendo una raza muy popular tanto en Europa como en los Estados Unidos.

El carácter del gato del Himalaya

El gato del Himalaya tomó un poco de sus dos ancestros; del persa tomó el carácter tranquilo, del siamés tomó el juguetón y sociable. Le gusta jugar mucho, pero no es entrometido. Le encanta estar en compañía y también es un gran conversador, su voz, típica de los siameses es viva pero agradable y la hace oír a menudo en el acompañamiento del ronroneo.

Le encanta ser el centro de atención y estar con los humanos. No puede soportar la soledad. Ella es capaz de pasar horas y horas de rodillas humanas siendo mimada. Es un gato que prefiere el calor de la casa a las salidas del jardín, quiere un ambiente cómodo y tranquilo y no le gustan los cambios y los extraños. De hecho, correrá a esconderse cuando una persona que no conoce entre en la casa.

Siendo sociable también vive bien con otros animales, y siendo juguetón le encanta estar con los niños, siempre y cuando sean tranquilos y sepan cómo comportarse con ellos.

La aparición del gato del Himalaya

Es un gato de tamaño medio-grande, su físico es igual al del persa, por lo tanto tiene rasgos redondos, patas cortas y un cuerpo musculoso y robusto.  La cabeza es redonda, las orejas pequeñas y bien espaciadas, los ojos son espectaculares, de un color que va del azul más intenso al azul y son grandes y redondos. El gato del Himalaya es de dos tipos, como el persa, es decir, tradicional o con rasgos más aplastados. La cola no es muy larga pero está proporcionada al cuerpo y es muy gruesa.

Pero la belleza de este gato está en su pelaje. Tiene un pelo muy grueso, suave y fino, con una subpelo muy abundante.  La base del pelaje es blanca, sólo los extremos son de color (orejas, cara, piernas, cola). La gorgera es muy gruesa. Los puntos de color de su pelaje son muchos, desde crema, lila, chocolate, azul, marrón fuego.  El contraste entre la pigmentación del cuerpo, clara, y los extremos, oscuros, debe ser lo más nítido posible. Cuanto más claro es el contraste, más valioso es el gato.

La salud y el cuidado del gato del Himalaya

En definitiva, el Himalaya es un gato robusto y longevo que no tiene problemas particulares de nutrición o enfermedades genéticas. Tener el hocico aplastado como el persa puede desarrollar problemas respiratorios. Debido a la tendencia a lagrimear, sus ojos deben mantenerse siempre limpios para evitar infecciones. Al no hacer mucho ejercicio este gato tiende a ganar peso y por lo tanto es necesario seguir una dieta bien equilibrada para mantenerse en forma.

Es muy importante cuidar el pelo de este gato, debe cepillarse y peinarse todos los días para evitar la formación de nudos y también es bueno bañarse cada 15 o 20 días con un champú y acondicionador específico. Típico de los persas, este gato tiende a perder mucho pelo.


Deja un comentario